CUENTOS

Estas historias provienen de mi memoria, la de mi madre, Marjanna, y la de mi abuela, Lucie (ambas fallecidas), así como de cartas privadas escritas por "Mickey" y de cartas oficiales escritas por "Gavarni" y "Mickey".

Mi padre, Georges, a veces hablaba de ello con sus amigos de la resistencia (en particular con Paul Guiral llamado "Gavarni" o "Daumier"). Están grabados en la memoria del niño que yo era en ese momento y pueden estar sujetos a aproximaciones; son en todos los casos el resultado de hechos auténticos e incontestables, a menudo atestiguados por documentos de la época.

-------------------------------------------------- ----------------

"Mientras iba en bicicleta por el canal que va de Verlhaguet a Montech, pasé un bosque y extrañas huellas me llamaron la atención; dejé mi bicicleta y entré en el bosque donde vivo, muy cerca del borde, varios lugares donde la tierra había sido perturbado.
Comprendí que recientemente había ocurrido un drama en este lugar y advertí a mis jefes; Posteriormente se encontraron los cuerpos de dos jóvenes asesinados por los alemanes ".
-------------------------------------------------- ----------------

"Un jour que je rentrais à l'écluse de Verlhaguet, (où vivait ma grand-mère Joséphine) alors que la nuit tombait et après le couvre- feu, j'entendis parler allemand, assez loin devant moi, sur le chemin qui longeait el canal.
M ..., la patrulla !!! sin embargo, unos amigos me habían asegurado que no pasarían por allí esta noche ... ¡y yo llevaba documentos!
Solo tuve tiempo de tirarme, con mi bicicleta, a la cuneta que corre por este camino y que estaba medio llena de agua; era primavera y no hacía calor.
Los dos soldados se detuvieron no lejos de donde yo estaba, para hacer sus necesidades y, sin prisa, discutieron más.
Cuando finalmente se fueron, estaba atormentado, porque el frío me había conquistado y me castañeteaban los dientes ... Todavía tenía que esperar hasta que estuvieran lo suficientemente lejos para salir, goteando de mi zanja y de regreso a casa '. .
Había estado caliente, si se me permite decirlo, y mi vida pendía de un hilo, el menor ruido podía traicionarme. ¡Si me hubieran atrapado, la Gestapo no me habría dado ningún regalo!
-------------------------------------------------- ----------------

"Habiendo ido a ver a" Daumier "en Montauban, sólo encontré en su casa a su esposa y a su hija Suzanne, quienes me dijeron que habían llegado cuatro agentes de la gendarmería alemana y habían preguntado por el señor Daumier; ellos les habían respondido que eran mal y que aquí estaba en casa del señor Guiral (su nombre real).
Después de interrogarlos durante una hora, respondieron que estaban seguros de que Daumier vivía aquí, era un terrorista, escondía un depósito de armas y que volverían.
Les aconsejé que se fueran inmediatamente con lo mínimo indispensable y les dije que yo me encargaría de advertir a Daumier.
Pero había documentos, que estas dos valientes mujeres se tomaron el tiempo de sacar para no comprometer a algunos de sus amigos, combatientes de la resistencia (esta pérdida de tiempo les resultó fatal) y armas, que habían sido lanzadas en paracaídas y que eran necesarias. urgentemente.

Muy rápidamente, cargamos las bolsas de la compra llenas de Colts y municiones en nuestras bicicletas y condujimos por separado hasta mi casa en Verlhaguet.
Llegado al Puente Viejo, pongo los pies en el suelo para cruzar y veo a un oficial alemán que viene hacia mí, por la misma acera; el puente está casi desierto y solo puedo avanzar.
Llegado a mi altura, me grita "Señor, no conozco bien la ciudad y estoy buscando la estación".
Le dije que debía dar la vuelta porque iba en la dirección opuesta a su destino. Y aquí estamos caminando en tándem y por supuesto me pregunta "¡qué llevas en esta bolsa, parece muy pesada!"

De hecho, la bolsa es pesada y las costuras puestas a prueba; Tiemblo ante la idea de que el cañón de un potro pueda atravesar la tela.
Al ver mi expresión de vergüenza, insistió; Yo le respondo: estas son patatas.
me dice: "No entiendo"; Le explico que esto es lo que llamamos patatas.
Él asiente con la cabeza y me dice: "¡mercado negro! ¡Eh! Bueno, yo no vi nada esta vez, pero ojo, ¡que uno no te lleva allí de nuevo!"
Me tiemblan las piernas.

Nos separamos y conduzco hasta Verlhaguet donde, balanceándome sobre una caja medio carcomida por los gusanos, tapo los agujeros de mi ático con armas y municiones, clavando tablones sobre ellos.

Por desgracia, mi amiga Suzanne y su madre, Henriette, serán detenidas poco después por el jefe de la Gestapo de Montauban, Stotz, y enviadas al campo de concentración de Ravensbrück, del que solo regresará Suzanne, en la Liberación.

-------------------------------------------------- ----------------

Tan pronto como Suzanne y Henriette Guiral son arrestadas, "Mickey" advierte inmediatamente a Paul Guiral ("Daumier"), así como a muchos camaradasque podría estar en peligro; simultáneamente envía a Emile Caussanel, (mi abuelo, que trabajaba como oficial de enlace) para advertir a la familia Guiral.

Georges Guiral, sobrino de Paul, se apresura a trasladar algunos papeles comprometedores que aún permanecían en la casa de "Daumier"; Emile Caussanel se llevará a casa algunas cosas que conservará hasta la Liberación.

("Daumier" fue denunciado a la Gestapo por el miliciano Boissoneau que fue fusilado por la liberación).

para leer: "44.694.F de Saint Michel à Ravensbrück", libro de Suzanne Guiral, hija de "Daumier", que relata su arresto y su terrible estancia en el campo de concentración de Ravensbrück.

(Debería ser posible encontrar este trabajo en Internet, en la venta de libros usados).
-------------------------------------------------- ----------------
Tras enterarse en la comisaría especial de que una columna de secuaces de las SS y la Gestapo se marchaba para arrestar a uno de los líderes del Ejército Secreto, el Dr. AUJALEU que vivía cerca de Nègrepelisse y para liderar un ataque contra los maquis hacia St Antonin, nos dirigimos a un moto con un compañero y anímate, usando atajos para tomar las marchas.

. Llegamos al anochecer y llamamos a la puerta; somos lentos en abrirnos, insistimos. Se abre la puerta, me doy a conocer y entramos.
Le digo a la familia que se vaya inmediatamente, que los alemanes están en camino, que no hay un minuto que perder y que hay que avisar al maquis. Esta familia prepara apresuradamente algunas cosas y abandona el local.

No nos demoramos y nos vamos de inmediato, felices de haber salvado a esta familia de patriotas del arresto y ciertamente de la deportación o la muerte, así como de los camaradas maquisard.

Nos enteramos de que, muy poco después, los alemanes furiosos se habían apoderado de la casa.

En el camino de regreso está oscuro y debido al toque de queda no tenemos luz. A 80 por hora, perdemos un giro y entramos en el muro de una granja. Salimos con algunos rasguños; ¡podríamos habernos matado!

-------------------------------------------------- ----------------
Estando instalado en el piso de la cerradura Verlhaguet, que mi abuela Joséphine maneja como cerradura, escucho un fuerte golpe en la puerta. Josephine va a abrir e inmediatamente, dos soldados alemanes intentan empujarla hacia atrás; ella les dice: "pero ustedes no pueden entrar así" y ellos le responden: "¡Aquí," terrorista ", déjenos entrar! ...". Yo me digo: "¡esto es, es para mí!" " y baja tranquilamente las escaleras: "No te muevas, terrorista, aquí, transmisor", me dicen. Entiendo de inmediato, esta es mi estación de galena que necesita una antena muy larga (alambre de cobre fijado a un árbol y que une a la casa). Se lo explico con atención porque son amenazantes y les muestro la estación que es muy rudimentaria y no tiene nada que ver con una emisora. Asienten y me dicen que desmonte inmediatamente esta antena y no use más mi puesto: "prohibido", luego se van del local.

Tenía calor y mi abuela temblaba. Nos estamos recuperando lentamente de nuestras emociones.

Texto y fotografías © Serge Caussanel

Unos días después de la liberación de Montauban, Paul Guiral ve un gran cartel del mariscal Pétain en un panel de la prefectura que no se había quitado; luego comienza a gritar "¡te atreviste a dejar este paño! ... quítatelo de inmediato", luego saca su pistola y vacía medio cargador en el panel.

El cartel fue, créanme, eliminado con una rapidez sin precedentes. (historia de mi memoria y confirmada por Mr Georges Guiral)

Georges Caussanel se había quedado con este bastón, manchado con la sangre de los patriotas, que los esbirros de la Gestapo en la rue du Moustier usaban para golpear a los arrestados.
Había sido robado de la sede de la Gestapo en Montauban y guardado como reliquia en memoria de todos los que habían sufrido barbarie y tortura en este local, incluidos algunos amigos y conocidos de mi padre.

Aparato de radio de galena

Poste à galène

Esclusa de Verlhaguet

ReCaptcha

Este servicio de Google se utiliza para proteger los formularios web de nuestro sitio web y es obligatorio si desea comunicarse con nosotros. Al aceptarlo, acepta la política de privacidad de Google: https://policies.google.com/privacy

Google Analytics

Google Analytics es un servicio utilizado en nuestro sitio web que rastrea, informa el tráfico y mide cómo los usuarios interactúan con el contenido de nuestro sitio web para que podamos mejorarlo y brindar mejores servicios.

Facebook

Nuestro sitio web le permite dar me gusta o compartir su contenido en la red social de Facebook. Al activarlo y usarlo, acepta la política de privacidad de Facebook: https://www.facebook.com/policy/cookies/

Twitter

Tweets integrados y servicios compartidos de Twitter se utilizan en nuestro sitio web. Al aceptar y utilizar estos, acepta la política de privacidad de Twitter: https://help.twitter.com/en/rules-and-policies/twitter-cookies